15 razones por las que me saldría de tu sitio web en 10 segundos

errores-paginas-web-mal-diseñadas
Share Button

Algunos de los puntos que tienen muy en cuenta los buscadores al momento de posicionar nuestro sitio web en los primeros resultados de una búsqueda tienen que ver con el tiempo de carga del sitio y el porcentaje de rebote. Si hay sitios que carguen todo su contenido más rápido que el nuestro y al mismo tiempo tienen pocos usuarios que cierren el sitio durante el tiempo en que se carga todo el contenido, es probable que les estemos cediendo algunos puestos a la competencia.

Si bien nosotros no podemos controlar el comportamiento de cada usuario que entra a nuestro sitio, sí podemos diseñar nuestro sitio para evitar algunos comportamientos que podrían perjudicarnos. Sin embargo, para los que no lo tienen del todo claro, el porcentaje de rebote es el porcentaje de usuarios que abandona nuestro sitio antes de que termine de cargar. Esto por lo general depende del tiempo de carga. Supongamos que una página muy pesada tarda más de 30 segundos en mostrarse. Lo más seguro es que nuestros visitantes se cansen y terminen no entrando nunca. Esto se convierte en un mal indicador para Google, que optará por darle prioridad a otros sitios que se demoren menos en cargar que el nuestro.

En ese caso, tenemos 2 motivos por los que más de un usuario puede salir huyendo de nuestra página, independientemente de que creamos que esté muy bien construida y que tenga buenos contenidos. Tuve la oportunidad de leer un post de E-Consultancy, portal especializado en marketing digital, en el que mencionan más motivos por los que cualquier persona podría terminar saliendo del sitio antes de que llegue a ver algo que le queramos mostrar:

[list style=”number”][list_item]Música de fondo: partamos de que un porcentaje muy alto de usuarios seguramente esté escuchando música o alguna emisora mientras navega por Internet. ¿Por qué interrumpir esa experiencia por nuestra parte? Hay quienes buscan con urgencia un botón de pausa, y al no encontrarlo terminan cerrando la página. O también puede pasar que alguien que simplemente está en silencio con el volumen de computador muy alto. Llegas a ponerle música a tu sitio y lo puedes dejar sordo.[/list_item][list_item]Ventanas emergentes: ya entré a tu sitio. Estoy leyendo una información muy interesante que me estás brindando. ¿Por qué interrumpes mi lectura preciso en este momento? Seguro quieres que me salga de tu sitio y no siga leyendo más.[/list_item][list_item]Le das más prioridad a la publicidad que a la experiencia del usuario: cuando entro a tu sitio web, simplemente quiero ver qué me puedes ofrecer. ¿De verdad crees que me interesan todos los banners y los anuncios con los que quieres ganar algo de dinero? Quítalos mejor y dale más fuerza a lo que me quieres ofrecer, así sea solo información.[/list_item][list_item]Mala navegabilidad: estoy desde mi celular viendo un sitio que fue construido para computadores. Tengo que acercarme y alejarme para leer bien lo que necesito; los menús no se despliegan igual en una tableta que en un computador; las imágenes están gigantes para una pantalla de no más de 5 pulgadas. Lo lograste, no leí nada y ya esto dando click al botón de regresar.[/list_item][list_item]No encontré lo que necesito: ¿te planteaste un objetivo de comunicación antes de empezar a trabajar en tu sitio web? Si no, seguramente estés dejando a un lado todas las dudas que tus visitantes quieran resolver cuando entran. Un visitante que no encuentra lo que está buscando simplemente se va a salir y lo buscará en otro lado. ¿quieres que eso te pase?[/list_item][list_item]No tienes información clave: para el caso de la oferta de productos o servicios, hay veces en que la gente no quiere tomarse la molestia de escribir un correo o llamar para conocer más detalles. Si, suponiendo, queremos saber cuánto cuesta un pasaje de avión y simplemente nunca encontramos un cotizador en el que pongamos nuestros datos de itinerario, ciudad de salida y de llegada; es porque en muchas ocasiones la gente solo quiere saber cuánto vale y averiguar. ¿Por qué no les damos esa facilidad de que encuentren la informaicón fácilmente?[/list_item][list_item]Registro: ¿de verdad crees que tu sitio es tan importante como para que tus visitantes tengan que registrarse antes de saber si quiera qué es lo que ofreces? Dales al menos la posibilidad de que puedan ver todo lo que ellos quieren ver y luego pregúntales de una manera no tan forzada si ellos están interesados en suscribirse a tu sitio web.[/list_item][list_item]Mala redacción y ortografía: ya conseguiste lo más importante: que den click en o vayan a tu URL, vieron un título que les llamó la atención. Primer párrafo: errores de redacción y mala ortografía. No querrás dar una mala imagen de tu compañía desde el sitio web. Mejor ten un poco de cuidado y preocúpate un poco más por tu ortografía.[/list_item][list_item]Uso de tipografías sobrias: trata siempre de ser lo más sencillo que puedas. Empieza con el tipo, el tamaño y el color de la letra. Si escoges un color que no sea fácil de leer, de acuerdo con el fondo que estés utilizando, y además usas letra pegada muy pequeña, no esperes que tus visitantes se queden mucho tiempo en tu sitio web.[/list_item][list_item]Blogs y redes sociales descuidadas: me parecería muy interesante que tu sitio web tuviera un blog o algunos enlaces hacia las principales redes sociales, pero vamos y miramos y tu última actualización fue de hace más de 4 años. Es mejor que no des esta impresión de que descuidas algunos de tus proyectos, a que pretendas ser moderno y no conseguirlo.[/list_item][list_item]Incompatibilidad con diferentes navegadores: ya lo tienes. Tu sitio web funciona perfectamente en Google Chrome. Pero recuerda que no todos son usuarios tan especializados como tú, y que seguramente haya quienes aún usen una versión antigua de Internet Explorer. Recuerda probar tu sitio en Google Chrome, Mozilla Firefox, Internet Explorer, Opera y Safari. Todos tienen un comportamiento diferente, y algunos no soportan elementos que otros sí.[/list_item][list_item]Páginas con complementos en Flash: por favor no lo hagas. Eso dejó de ser moderno hace años y hoy está mandado a recoger. De hecho algunos dispositivos móviles ni siquiera lo soportan, o algunos navegadores solo lo hacen si instalas un complemento. Así que evita ponerle más trabajo a tus visitantes, y si quieres un contenido animado en tu sitio web, ahí tienes el HTML5 o los .GIF.[/list_item][list_item]Olvidaste una sección: más exactamente, olvidaste el ‘Acerca De’ o ‘Nosotros’. Tu página es muy buena, pero ese cliente quiere saber más de ti, dónde están tus oficinas o cómo se puede contactar contigo. Ten esto siempre en mente.[/list_item][list_item]Ponle un toque de diseño: no es necesario que seas un especialista en diseño gráfico. Simplemente hazte la pregunta de si tu sitio web se ve bien estéticamente y si es fácil de leer de acuerdo con el color de letra que estés usando. No es tan complicado y le darás una buena impresión a tu visitante.[/list_item][list_item]Animaciones innecesarias: si tengo afán en ver la información que supuestamente está en tu sitio, pero me haces perder tiempo con una introducción en Flash que se dejó de utilizar hace más de 5 años, ¿de verdad crees que me voy a esperar a que termine la presentación en vez de ir a buscar esa misma información en otro lado?[/list_item][/list]

Bueno, ya tienes 15 formas de evitar que los visitantes de su página terminen queriendo escapar. ¿Qué esperas para hacer algunos cambios antes de que siga pasando? O tal vez hayamos dejado por fuera alguno que olvidamos. Qué esperas para compartirlo.

Si te gustó este artículo, te invitamos a que lo compartas con uno de los botones sociales que encontrarás a continuación.

Imagen propiedad de Josh Puetz

Share Button