De qué depende el éxito de una red social

de-que-depende-el-exito-de-una-red-social
Share Button

En el simple hecho de entregarle de forma cómoda o no la información a un usuario estaría la diferencia entre las redes sociales más exitosas y las que han fracasado. Te presentamos algunos casos de los últimos años.

Ver el poder que tenían MySpace y Hi5 hace 10 años y compararlo con el que tienen ahora. MySpace finalmente dejó de ser una red social que unía a personas, y hoy tiene un negocio más enfocado en en unir bandas con sus fans. Por su parte, de Hi5 no se volvió a escuchar noticias hace tiempo. Lo último que recuerdo haber leído al respecto fue hace por lo menos 2 años.

En Cooking Ideas lo ponían al mismo nivel de Friendster y Delicious, otras redes sociales que poco a poco hemos dejado de escuchar, junto a muchas más que en el papel podrían no ser una amenaza pero que han ayudado a que muchos poderosos se pongan a temblar.

Es el caso de Whatsapp, empresa de la que no se sabe mucho, solo que sus fundadores son dos ex empleados de Yahoo!. Su servicio ayudó a que BlackBerry se despertara con sus más recientes lanzamientos, y a que MSN Messenger de Microsoft desapareciera y fuera reemplazado por Skype. Es parecido a lo que ha venido pasando con los blogs, que perdieron mucha popularidad a finales de la década pasada a causa de la facilidad que daban Facebok o Twitter de compartir contenidos. Sin embargo, al final los blogs sobrevivieron porque dan mucha más libertad en cuanto a la extensión y el tipo de contenidos que uno quiere compartir.

El punto de quiebre, y es a lo que quería llegar con lo que acabo de decir, es que Facebook puso un antes y un después. Un antes en el que había varias plataformas que unían gente, pero que Facebook prácticamente unificó en un solo espacio; y un después en el que empezaron a aparecer ideas de cómo se podía ofrecer mejor algunas de las cosas que tenía Facebook, a través de otros medios.

Lo interesante del asunto es que a raíz de esto empezaron a surgir muchas más ideas que utilizaron el concepto de ‘red social’ a su manera. El concepto de unir personas no solo se da en el plano virtual. Nuestra propia vida siempre ha hecho parte de una gran red social, si lo piensan bien. Así lo han entendido muchos de los que un día decidieron emprender un proyecto en Internet: la cuestión era, y todavía lo es, sacar provecho de la conexión entre personas.

Por ejemplo, muchos no verán a Netflix como una red social, pero tiene elementos de una: el hecho de ver qué películas y series les gustan a nuestros amigos sirve para que nosotros estemos más tiempo en el sitio, y así mes a mes renovemos nuestra suscripción. Spotify hace lo mismo, con la posibilidad de ver qué música escuchan nuestros amigos, tenemos una infinidad de gustos por descubrir.

El éxito de estas últimas, junto a YouTube, Flickr, Instagram, SoundCloud y demás, tuvo que ver con que combinaron el tema de la conexión entre personas con ofrecer contenidos que antes eran difíciles de encontrar. Recuerdo que antes de 2002, si uno quería ver un video de música, tenía que esperar a que lo dieran por televisión, comprar el DVD o bajarlo, en una época en la que no teníamos conexiones tan rápidas como las de hoy. Igual era con las fotos. Si las queríamos compartir, tenía que ser por correo electrónico.

Si miramos bien, fue gracias a Facebook, que permitió unir a las personas fácilmente, el que permitió que miles de ideas sociales en Internet funcionaran. Hoy una plataforma garantizará su éxito si se apoya sobre esta base, para ofrecer contenidos que la gente busque. La clave es esa: usuarios conectados + buenos contenidos = red social exitosa.

Imagen propiedad de teamstickergiant
Share Button